Hasta aquí hemos llegado

En una mortaja salió este domingo la UD del Ciutat de Valencia, sentenciada para lo que queda de campeonato y sin futuro en una categoría de la que ya comienza a sentir nostalgia. La derrota ante el Levante, cruel en todos sus extremos, adelanta el funeral.

Tuvo su momento la UD en plena lucha por la supervivencia. Se levantó del 1-0, alcanzó para empatar y se vio en superoridad numérica y acorralando al adversario. Estaba el partido para engancharlo definitivamente tras haber malogrado oportunidades de todos los colores. Pero era un día para hechos más que para merecimientos. Y sí, Las Palmas trabajó y sudó para tener mejor suerte. Le faltó apretar el gatillo frente a un Levante que necesitó menos rodeos para embolsarse los puntos. Fue una cuestión de pragmatismo en mitad del drama. Habría vencedores y vencidos, el partido tenía peaje y durante largo rato se debatió bajo los parámetros previstos. Una montaña de nervios, tensión que cortaba, miradas al vacío, una agonía compartida. Le iba la vida a unos y otros y hasta el final saltaron chispas. Cada lucha por la pelota, cada falta y cada protesta. El fútbol en su trascendencia más extrema, sin misericordias a las que agarrarse. En el intercambio de mordiscos, el Levante tuvo la luz de la puntería y del oportunismo. Marcó en su primera y última aproximación, abriendo en canal a una UD cuyo plan no le alcanzó para nada. Pésimo día para fracasar, definitivo en arruinar toda la temporada, que ha navegado entre calamidades varias y a cual más grosera.

A una carta se lo jugaba todo el equipo de Jémez, una temeridad ineludible por cómo transcurren calendario y clasificación. Y vivir en el alambre expone a precipicios, obliga a un equilibrismo extremo, agota en sus exigencias. Así murió la UD, a un gran tono colectivo durante muchos minutos pero que llegó tarde a los picos estelares, los que deciden los puntos. Y Las Palmas venía a por la chicha, no se engañen. Salir con la cabeza alta es hoy un consuelo inservible. No cuela hablar de honor y orgullo con la que está cayendo desde hace meses, el descenso ya como horizonte definido.Vienen tiempos de luto y tragaderas, tiempos en Segunda.

Seguir leyendo…

Hasta aquí hemos llegado

| Deportes | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.